• Ulma Construction

ULMA participa en el proyecto de construcción del Tren Interurbano México-Toluca

27/10/2016
La versatilidad de los encofrados empleados han resultado ser una solución rentable para el cliente y eficiente para crear las pilas de geometrías especiales en el proyecto Tren Interurbano México – Toluca.

El Tren Interurbano México – Toluca ha sido proyectado para unir la zona metropolitana del Valle de Toluca con la del Valle de México y solventar así la problemática de la conectividad y el congestionamiento vial.

La obra, con una longitud de 58 kilómetros, se ha dividido en tres tramos principales. El primer tramo corresponde a la zona que une la estación terminal Zinacantepec con el Portal Poniente. El segundo, al tramo del túnel bajo la Sierra de las Cruces, desde el Portal Poniente al Portal Oriente. Y, por último, el tramo desde el Portal Oriente hasta la Estación Observatorio.

El proyecto ha sido diseñado con 6 estaciones: Observatorio, Santa Fé, Lerma, Metepec/Aeropuerto, Terminal de Autobuses y Zinacantepec. Para la realización del primer tramo, en el que se han ejecutado 686 pilas de un tipo y 299 pilas de otro, todas ellas octogonales  y alturas variables entre 5 y 17 m, se han conformado semi-moldes de 2,44 m y 0,61 m, logrando así una altura de 6,10 m. Una solución rentable, gracias a la versatilidad de los encofrados especiales planteados.

Para las pilas huecas, se han empleado los sistemas de consola CR-250, plataforma KSP y ENKOFORM V-100. Las pilas de hasta 74 m de altura, se han ejecutado en tongadas de 3,6 m. La altura del apeo ha sido variable a lo largo del tramo. El apeo se ha llevado a cabo con cimbra cuajada, y la geometría se ha ejecutado con ENKOFORM y un encofrado especial para los dinteles. Éste ha estado compuesto por 4 paneles metálicos, 2 frontales y 2 laterales.

Con el andamio multidireccional BRIO, se han realizado los trabajos en altura con escaleras de hasta 80 m. Y a pesar de sus dimensiones no ha habido necesidad de desmontarlo para su traslado. Esto ha mejorado el rendimiento de los procesos de hormigonado, siempre de acuerdo a los máximos criterios de seguridad.