• Ulma Construction

La Expatriación; un fenómeno en alza

31/07/2012
Edward De Marta – Expatriado. Director de la filial de ULMA Construcción en Singapur: Después de acordar su expatriación y convencer a su mujer Nekane, Edward de Marta cogió las maletas para iniciar una apasionante aventura profesional a más 12.000 km de distancia de su querida San Sebastián.
La crisis está provocando un aumento considerable en los procesos de expatriación que ahora, además de ser una experiencia enriquecedora, es quizá la única opción. Según un estudio de la empresa Ernst & Young el perfil medio del profesional expatriado corresponde a un hombre (71%) de 37 años con dominio del inglés y con estudios superiores que lleva en la empresa entre 5 y 9 años y que permanece en el país de destino una media de 3 años. En el Grupo ULMA contamos actualmente con 17 personas expatriadas.
Una de ellas, Edward de Marta, Director de la filial de ULMA Construcción en Singapur, ha accedido a contarnos su experiencia.

“Fue allá por el año 2007 cuando se decidió crear la filial de ULMA Construcción en Singapur atraídos por el auge del sector de la construcción en este país y por su posición estratégica para atender el mercado del sudeste asiático, además de por las facilidades que otorgaba para el desarrollo de los negocios. Singapur, esta ciudad estado, es uno de los países más importantes del sudeste asiático, con un sólido sistema financiero y una economía abierta que proporciona muchas facilidades para la creación de negocios. Su economía es libre con expectativas de crecimiento económico alto. Es uno de los centros logísticos más importantes del mundo. Es más fácil hacer negocios en Singapur para iniciar cualquier actividad empresarial por ser un país muy competitivo y de primer nivel con ausencia total de corrupción y burocracia.

Había una alta demanda de materiales de construcción con escasez de sistemas de encofrados y andamiaje.

El año 2006 fue el inicio de un crecimiento importante en el país con altas inversiones en el sector de la construcción de cara a la siguiente década. Había una alta demanda de materiales de construcción con escasez de sistemas de encofrados y andamiaje. Singapur es una plataforma idónea para expandir cualquier negocio en la zona del sudeste asiático y Asia pacifico. Fue un escenario ideal para iniciar nuestra filial con éxito. De cara a futuro hay una clara apuesta del gobierno para incrementar las inversiones tanto en el sector público como privado, lanzando nuevos proyectos de infraestructuras y residenciales, algo que nos afecta positivamente en nuestro crecimiento.

La confianza que me dieron y la valoración de mis capacidades me dio mucho ánimo y motivación para liderar este proyecto.

A principios del 2008 fui solo para iniciar el proceso de creación de ULMA Formwork Singapore Pte. Ltd. y empezar de cero un nuevo camino de ULMA Construcción en esta zona. La confianza que me dieron y la valoración de mis capacidades me dio mucho ánimo y motivación para liderar este proyecto. El arranque del Negocio ha sido rápido debido a la alta demanda de sistemas de encofrados y la escasez de estos materiales en el mercado. Enseguida llegaron los primeros contenedores de material y los empezamos a colocar en dos obras importantes donde la necesidad del material era bastante alta. Nuestros clientes son las constructoras tanto locales como japonesas y coreanas. Por exigencias de seguridad de la BCA (Building and Construction Authority), en las obras los clientes necesitan sistemas completos de encofrados, incluidos todos sus elementos de seguridad, algo que nuestra competencia local no lo tiene bien desarrollado. Por otro lado, valoran la alta productividad de nuestros productos en tareas de montaje y desmontaje debido a su ligereza y modularidad.

En verano del 2008, con mi mujer Nekane y nuestro hijo Daniel ya en Singapur, empezamos nuestra vida de expatriados como lo han hecho casi 1 millón de extranjeros de todo el mundo en esta ciudad estado. Existen muchos estereotipos sobre el Sudeste Asiático y también sobre Singapur. Los programas tan de moda en TV ofrecen una parte de la vida de la ciudad y una realidad muy parcial. Aunque la vida del expatriado parezca sencilla, conlleva una serie de circunstancias que la hacen dificultosa en muchos momentos. Hay un gran cambio cultural, hay detalles que hay que aprender desde el minuto 1. No ser demasiado efusivo. Dar la tarjeta con las dos manos. La tarjeta de presentación es imprescindible, aunque estés en tiempo de ocio, business is business. En Singapur, el inglés es idioma oficial junto al mandarín, tamil y malayo.

Cuando tenemos algunos días de vacaciones aprovechamos para escapar y estar en playas exóticas cercanas, ya que en Singapur no existen debido al tránsito intenso y continuo de barcos durante las 24 horas del día con la consiguiente contaminación de sus costas. Aunque el clima en Singapur es tropical, muy húmedo y caluroso durante todo el año, tiene sus periodos lluviosos del monzón. Jugar al golf es una práctica habitual aquí en el mundo de los negocios, así que he tenido que aprender para participar en los torneos con nuestros clientes. Ahora se ha convertido en un hobby que practico por lo menos dos veces al mes.

En definitiva, vivir en Singapur está siendo una gran y grata experiencia tanto a nivel laboral, familiar y social, pero conlleva su parte de sacrificio especialmente con la sensación de desarraigo.”

Imagen nocturna de Singapur

La Expatriación; un fenómeno en alza

Edward de Marta con su familia en Singapur.