• Ulma agrícola

Iker Larreategi Expatriado de ULMA Agrícola en México

30/07/2013
“Fue allá por el año 2001 cuando tuve mi primer contacto con México, en aquel entonces llegué como estudiante de intercambio académico al Tecnológico de Monterrey, en la ciudad de Monterrey.

Tras regresar por unos meses a Donosti a trabajar y terminar la carrera, decidí que México me había gustado lo suficiente como para regresar y me puse a la labor de buscar un empleo en Euskadi que me llevara allí. Tras rechazar algunas ofertas para trabajar en Euskal Herria regresé de nuevo a Mexico, esta vez como becario empresarial del Gobierno Vasco y tras un año en estas tareas recalé finalmente en ULMA Agrícola. Ya en ULMA y todavía con 24 años, Alberto Galdos (entonces Responsable de Exportación y actualmente Gerente del negocio de ULMA Agrícola), Jose Irizar (responsable de la entonces línea Agrícola dentro de ULMA Construcción) y Carmelo Bilbao (Gerente de ULMA Construcción) apostaron por mi y llevo más de 10 años en un trabajo y país que realmente me han cautivado. Desde aquí atendemos los mercados de Norte y Centroamérica y además de México, hemos podido llevar proyectos interesantes en Guatemala, Panamá y Costa Rica principalmente."

ULMA Agrícola de México nació con la ayuda de la filial en México de ULMA Packaging y luego igualmente años más tarde desde ULMA Agrícola hemos apoyado a la filial de ULMA Construcción en este país cuando así lo han requerido. Creo que esto deja claro que los principios y valores que hermanan a todos los negocios dentro del Grupo ULMA han traspasado fronteras, y que las relaciones en el extranjero son iguales o mejores que las de sus negocios en Oñati, ya que el apoyo tanto profesional como personal resulta imprescindible cuando alguien se enfrenta a un país, cultura e idiosincrasia diferentes.

Mi vida de expatriado no es una división de amigos, compañeros, familia…. sino una mul plicación de estas circunstancias

Sobre México qué puedo decir, más allá de lo que todo el mundo ya conoce, se puede resumir en que se trata de un país de enormes contrastes. Varios de los hombres más ricos del mundo según la lista Forbes son mexicanos y el 50-60% del país vive cerca o por debajo del umbral de la pobreza, México cuenta y lidera algunas de las áreas de negocio más avanzadas del mundo y en la misma forma sigue existiendo la famosa “mordida” sobre todo en el sector gubernamental, México es el país sin guerra declarada más violento del mundo, pero el mexicano de a pie es noble, buen amigo y amistoso como ningún otro en el mundo, la cerveza más fría y la comida más picante son otros de los contrastes que acercan cada año a miles de turistas y sobre todo “gringos” (como se llama aquí a los estadounidenses) a sus playas y costas,... Hablar de un solo México es difícil cuando se trata de un país que tiene 4 veces el tamaño de la península Ibérica, pero la Ciudad de México (Distrito Federal) bien puede ser una muestra de los contrastes del país.

En materia de trabajo, se trata de un país con enormes dificultades burocráticas y donde, como se dice por estas tierras, más vale tener el “colmillo afilado”. Yo tuve la suerte de que durante el año de becario del Gobierno Vasco en México tuve la oportunidad de conocer bastante a fondo los éxitos y fracasos de muchas empresas vascas por estas tierras mexicanas; Fagor, Danobat, Danona, Iparlat, Irizar, Gestamp, CAF, Matz-Erreka, Elay, RPK, ... y de ellas he podido extraer los suficientes fundamentos como para que la filial de ULMA Agrícola, aún con altas y bajas, siga siendo importante dentro de ULMA Agrícola y que la rotación de personal durante este periodo y contra lo que se presupone a priori cuando la gente habla de México, haya sido realmente baja.

Para hacer negocios en México es clave la relación personal entre vendedor y comprador

El personal de la filial está tan involucrado con los valores y respirar de la empresa como lo puede estar alguien en central y esto sin que la participación en la sociedad matriz sea necesaria. Creo que poco a poco muchos de los trabajadores de nuestra matriz han ido pasando por aquí y así lo pueden constatar. El hecho es aplicar aquí los mismos valores que se encuentran detrás no solo de las cooperativas euskaldunas sino el sentir y comportamientos en los negocios que durante años se ha desarrollado en las empresas pequeñas y familiares de Euskal Herria. Otro de los distintivos fuertes de la forma de hacer negocios en México es que por encima de un buen producto y un buen precio, la clave está en las relaciones personales entre vendedor y comprador. Eso que siempre existió en nuestra tierra y que a medida que nos hemos ido haciendo “europeos” (del norte) siento que se ha ido perdiendo.

En lo personal me casé (y divorcié) con una mexicana y cuento ya con nacionalidad mexicana, no tengo ninguna prisa en regresar a Donosti, aunque sí creo que me jubilaré cerca del Cantábrico, por lo que se puede decir que el proceso de expatriación e integración en el país de destino ha sido plenamente satisfactorio. Por Oñati, y por mi casa en Donosti, paso unas 2-3 veces al año, por lo que no echo en falta aquello más de lo estrictamente necesario. Se puede decir que mi vida de expatriado no fue una división de amigos, compañeros de trabajo y familia sino una multiplicación de todo lo que me rodea. En todo ello mi continua relación con la gente de la Euskal Etxea de México ha sido imprescindible, aquí además de celebrar las principales fiestas de Euskadi, nadie nos quita las cenas en el Txoko, los partidos de pala en el frontón y por supuesto el mus.

No os animo a venir a México porque realmente ya somos demasiados. Está siendo tal la llegada de españoles al país en los últimos dos años que el gobierno ha endurecido las medidas de ingreso al país cuando se trata de motivos laborales. Cuando yo llegué a este país la gente venía con un contrato de fuera, pero la crisis está siendo tan dura por allí que la gente está viniendo con sus estudios pero una mano delante y la otra detrás como no había sucedido desde después de la guerra civil. La única diferencia es que ahora llegan con estudios y entonces se llegaba sólo con hambre, pero en ambos casos con muchas ganas de trabajo. De todas formas, si decidieras venir por aquí serás bien recibido por los mexicanos, como siempre lo fue desde los primeros exiliados de la república. Por último, un consejo para toda aquella gente que anda por el mundo: DONDE QUIERA QUE VAYAS, ENCONTRARÁS LA FELICIDAD QUE CONTIGO LLEVAS.

Iker Larreategi Expatriado de ULMA Agrícola en México

Iker Larreategi en el Euskal Etxea