• Grupo Ulma

Iñaki Gabilondo Director General del Grupo ULMA.

La unión, madurez e implicación de todos, recetas contra la crisis.

01/07/2012
“Hemos demostrado que sabemos tomar decisiones adecuadas para hacer frente a la crisis”

Hemos cerrado un año 2011 con resultados positivos, dando la vuelta a los resultados negativos de los últimos 4 años, recuperando a su vez el nivel de ventas previo a la crisis y estabilizando el nivel de empleo (hemos reducido menos de 7% desde máximos históricos).

En menos de 4 años el negocio internacional ha pasado del 48% a casi el 70% del total del Grupo ULMA, hemos reducido nuestro nivel de endeudamiento en más de 100 millones de €uros y dado estabilidad al plan de negocio del GRUPO con la firma del acuerdo de refinanciación. Seguimos siendo muy activos en la promoción de nuevos negocios (en este periodo hemos creado dos nuevas cooperativas), en la adecuación organizativa del Grupo ULMA (las escisiones de ULMA Carretillas Elevadoras y ULMA Packaging o la integración de USL en ULMA Handling Systems) y se han aprobado dos modificaciones sustanciales del POGU (en las asambleas del 2011 y 2012), que entendemos van a ayudarnos a superar estos momentos.

Hemos cerrado un año 2011 con resultados positivos, dando la vuelta a los resultados negativos de los últimos 4 años, recuperando a su vez el nivel de ventas previo a la crisis y estabilizando el nivel de empleo (hemos reducido menos de 7% desde máximos históricos).

Todo ello no ha sido por casualidad sino el resultado de una actitud responsable a la hora de presentar la cruda realidad y valiente a la hora de tomar sin dilación decisiones difíciles pero necesarias. En este sentido cabe resaltar la madurez y alto grado de implicación demostrada por los órganos y colectivos de todos los negocios. Si no hubiésemos actuado de forma colectiva como se ha hecho, ahora la situación del GRUPO ULMA sería, sin lugar a dudas, mucho peor.

No pensemos, ni mucho menos, que ya está todo hecho y que la crisis no nos va a seguir golpeando. A estas alturas ya sabemos que la travesía va a ser larga y dura. El clima empresarial se está complicando según avanza el año 2012 y aunque todavía no se está reflejando en las cifras del GRUPO, debemos de suponer que nos veremos afectados. El deterioro del mercado español es brutal, las dificultades para el acceso al crédito por parte de nuestros clientes internacionales se están generalizando, y todavía no sabemos dónde terminaran las interminables crisis financieras que se suceden unas a otras.

Pero la posición de ULMA  ahora es mucho mejor de la que podíamos tener en 2008. Ahora tenemos asumido de forma colectiva que nos encontramos ante un momento excepcionalmente complicado, hemos demostrado que sabemos tomar decisiones adecuadas para hacerle frente, y hemos  priorizado nuestros recursos y energía en transformar nuestros negocios para que sean competitivos en los mercados internacionales.

No debemos de caer en la autocomplacencia, como tampoco en la crítica permanente, ya que ambas no son buenas compañeras de viaje. Debemos mantener un equilibrio, valorando lo que hemos hecho bien y siendo autocríticos para corregir errores que hayamos podido cometer. Debemos seguir trabajando las palancas donde apoyarnos para conseguir el mejor de los desempeños.

Y una de esas palancas es nuestra actuación como GRUPO. La historia nos ha demostrado, sobre todo en tiempos de crisis, que el trabajo conjunto ha beneficiado tanto a los negocios como a las personas que formamos parte de ULMA.

Y ahora debe de ser igual y para ello debemos también adaptar nuestro funcionamiento como GRUPO al nuevo escenario que se nos plantea. El nuevo panorama financiero, los cambios cada vez más rápidos en los negocios exigen una transformación constante de los mismos, la internacionalización de las ventas, pero también de las organizaciones, que van a traer estructuras mucho más complejas de gestionar, con una mayor proporción de personas que van a estar fuera de la matriz, etc.

Estamos en el buen camino pero aún queda mucho por hacer. Y aunque vamos a seguir encontrándonos con dificultades, tenemos los mimbres para llegar a la meta si somos capaces de aprovechar todas nuestras capacidades individuales y grupales. El futuro nos va en ello.